Blog

¿Por qué hay que cobrar por volumen?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Estos días los operadores, lejos de conformarse con defender la ruptura de la neutralidad de la red Internet, nos sorprenden amenazando con acabar con las tarifas planas y establecer límites de descarga o el pago por volumen de datos. Por ahora, la propuesta "sólo" afectaría a las conexiones entre operadores pero será inevitable que estos trasladen el modelo a sus usuarios.

  1. Para quienes defienden que esta modificación no tiene por qué trasladarse a los usuarios, tiempo al tiempo. Probablemente los operadores intentarán salvar su imagen manteniendo las tarifas planas en un primer momento. Sin embargo, la aparición de ofertas basadas en volumen, que atraerán a usuarios con un uso muy reducido de Internet, junto con la incertidumbre sobre los costes que les ocasionará el tráfico consumido sus por clientes, presionará fuertemente a las operadoras para abrazar al modelo de tarificación por volumen. Una vez este modelo se generalice, la conexión ilimitada será considerada un servicio "Premium" por el que tendremos que pagar mucho más de lo que estamos pagando actualmente.
  2. ¿Realmente la red necesita controlar el consumo de los usuarios?. Las operadoras argumentan que con la popularización de servicios como Youtube o las descargas de videos, software y otros servicios, la red puede llegar a saturarse. Este argumento lo único que demuestra es que o bien los operadores no han invertido lo suficiente en sus redes o simplemente no quieren invertir en ellas en el futuro. Porque no son precisamente operadores que estén ofreciendo las velocidades de acceso más altas del planeta. Países como Korea del Sur, Japón, Portugal o Polonia disfrutan de una velocidad media mucho más alta que la española y no han impuesto el modelo cobro por volumen de datos. Este argumento es simplemente mentira.
  3. ¿Acaso no hay ningún problema? Como todo en esta vida, seguramente lo hay. Pero no
    dejaría de ser responsabilidad únicamente de las operadoras. Los costes más altos en la actualización de las redes de acceso a Internet aparecen al actualizar los últimos tramos entre las centrales y los usuarios. Muchas veces es necesario hacer zanjas, el número ramas es muy alto y no siempre hay muchos clientes al final del cable. Con estas condiciones las operadoras las operadoras optaron por no invertir en estas caras modificaciones y apurar el par de cobre hasta límites casi increíbles. El problema es que este provechamiento del cobre tampoco ha sido gratis y han tenido que seguir invirtiendo cantidades importantes de dinero en actualización de equipos para una tecnología que no tenía salida. Ahora que el cobre ha dicho basta, las operadoras en España se dan cuenta que hay que pasarse a la fibra óptica hasta el hogar y que van a tener que hacer fuertes inversiones en un mercado ya maduro. Incluso Telefónica ha llegado a quejarse de que las operadoras de cable sólo tienen que hacer pequeñas actualizaciones para ofrecer altas velocidades de acceso. Lo siento, pero quizás las cableras simplemente han hecho lo que debería haber hecho Telefónica hace tiempo y los usuarios no tenemos por qué pagar por sus errores. El caso es que ahora pretenden que les financiemos la nueva red de fibra después de haber padecido el par de cobre durante demasiado tiempo.



Información adicional